lunes, 7 de noviembre de 2011

Dos años de celiaquia te cambian la vida.


Este mes de noviembre cumplo dos años siendo celiaca, o mejor dicho diagnosticada de celiaquia y comiendo sin gluten, porque celiaca ya lo era desde hacía mucho tiempo. ¿Que cómo ha cambiado mi vida? Pues gastronómicamente hablando, cien por cien, vamos totalmente, y tan sólo en dos años.

COMER, COMER Y COMER

Soy una persona a la que le gusta comer, que disfruta comiendo bien, que mi mayor placer es comer y que no hay mejor sorpresa para mí que un buen plato para comer. Si comer, comer y comer. Ese es mi mayor placer, y aunque a diario me esfuerzo por mostrar a los demás que la celiaquia no es para tanto, cuando llego a casa y estoy conmigo misma preparando la cena digo “que harta estoy de la celiaquia”.

¡QUIERO MI BOCADILLO!

 
Recuerdo que hace años decía, “para mi no hay peor cosa que te quiten de comer”. Primero fue la lactosa y finalmente el gluten. Mi estómago se había acostumbrado a sus crisis regulares, pero después mi mente resolvió que eso no era normal. Y no lo era. La celiaquía y la lactosa son sólo algunas de las alergias que tengo, pero no quiero mortificar a nadie nombrándolas. 

Aún así soy feliz, aunque no voy a negar que ansío todos los días un bocadillo de pan con tomate y jamón. Pero un bocadillo de los de verdad, de los de pan crujiente.Y es que ¡quiero mi bocadillo! como Hommer Simpson. ¿Es posible que algún día inventen un pan en condiciones para bocadillos? Estoy abierta a todo tipo de catas de pan sin gluten, pero por favor un poco de empeño. Esta es mi reivindicación por mis dos años celiacos.

YO SOY NORMAL, SON LOS DEMÁS LOS QUE NO LOS SON

Quiero aprovechar este post para felicitar a aquellos que cumplen años celiacos este mes y para darles ánimos, que de vez en cuando los necesitamos. Porque aunque los celiacos somos gente normal, hay veces que te preguntas “¿por qué me ha tocado a mi?” y eso te saca de la normalidad por unos minutos, hasta que vuelves en tí y dices “¡Qué narices, pero si yo soy normal, los anormales son los demás que no entienden algo tan sencillo como que no puedo comer harina!”

15 comentarios:

  1. Felicidades por estos dos años de vida sin gluten!!
    por la parte que nos toca nosotros estamos encantados por que si no fueses celiaca no podriamos leer este blog!!

    ResponderEliminar
  2. Dios mio. No sabes lo identificada que me siento con lo del bocadillo de pan con tomate jamón, crujientito...
    Lo que más hecho de menos, sin duda alguna, es EL PAN. En serio que puedo pasar sin magdalenas, galletas... pero ¿sin pan?
    Si que es cierto que hay panes sin gluten mejores que otros pero ninguno como el normal. Yo todas las semanas hago variaciones a las "mil recetas" de pan que tengo por casa y... de momento no me doy por vencida... ¿tengo que pasarme el resto de mi vida comiendo pan que no me gusta? De eso ni hablar. No sé cuanto tardaré pero lo tengo que conseguir (espero no desfallecer en el intento).
    Ánimo!! algún día lo conseguiremos!!
    Bsotes
    Sonia

    ResponderEliminar
  3. bueno, un par de años en tu vida sin gluten, pero lo importante es que lo habrá notado muchisimo tu saludo, tu caracter, tus ganas de hacer cosas, la celiaquía te hacer emperorar todo este tipo de situaciones pero ya con una dieta sin gluten, comenzamos a vivir!! enhorabuena por el blog, me encanta!!
    javier

    ResponderEliminar
  4. Yo cumplí los dos años en Septiembre, pero me doy por felicitada que me hace mucha ilusión. Además me felicito por lo bien que lo llevo, aunque siga soñando (literalmente, que a veces en sueño me meto unos desayunos en "bares de cazadores" que no veas) con una buena tostada de pan de pueblo con ajito "refregao", aceitito de cooperativa y jamoncito cortado con cuchillito,... ummmm me huele ahora la mente a una venta que hay en las Pajanosas, que hacen el mejor pan de pueblo en horno de leña que he probado nunca...
    De todos modos ya he encontrado un pan que está decente decente que hasta en casa los no celiacos han dejado de pedir pan de trigo... yo lo que echo de menos es que me lo pongan por delante fuera de casa en cualquier bar y calentito jeje.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestras felicitaciones. Es una pena que tengamos un pan así, pero es el peaje que tenemos que pagar los celiacos para encontrarnos bien. Tengo una amiga a la que le diagnosticaron de bebé y hasta los 20 años no comió pan sin gluten. Esto es lo que me consuela, que al menos yo me lo he encontrado todo prácticamente inventado y ahora será cuestión de mejorar. Soñar es bueno, pero no en exceso Leeloo porque te has montado un festín que luego es muy dificil que se haga realidad.

    ResponderEliminar
  6. pues si Celia, yo soy de esas, hace 30 años no había pan sin gluten, sólo el que intentaba hacerme mi madre,.. el primer pan que probé fue en Italia de Shcär y unos 5 años después llego a España... ahora tenemos infinidad de marcas, algunas mejores que otras, la mayoría malisimos,. pero os puedo asegurar que hemos mejorado muchísimos, asi que estoy convencida que en unos años os podréis comer esos bocadillos sin gluten con los que soñáis...

    ResponderEliminar
  7. Hola, en el blog Un Cuore di Farina Senza Glutine tienen pan que estan de maravillla, como el pan "normal"... Quizas lo puedas intentar.

    ResponderEliminar
  8. Jaja, Celia, soñar siempre es bueno, sobre todo cuando te levantas y haces algo por hacerlo realidad. Mi primer pan fue a la basura después de intentar aprovecharlo para algo sin éxito (ni para pan rallado, imaginate lo que salío jaja)... A este ritmo en el 2015 hablaremos de algo así como "Tu te acuerdas cuando el pan sin gluten era blanco, seco, se desmigaba y no había forma de comerlo mas que tostado??" Ya verás.
    Feliz aniversario y besotes!

    ResponderEliminar
  9. Yo cumplí un año de celíaca el 1 de noviembre! :)
    Recuerdo que fue un muy mal día para empezar con la dieta, porque se me super antojó algo rico, y no tenía nada, y estaba todo cerrado :(

    ResponderEliminar
  10. Gracias Celia, gracias por compartir tus sentimientos, ayuda a enfrentarme a lo que me espera, no he cumplido ni un mes desde esta nueva condición de vida y es la palabra PARA SIEMPRE la que me más me afecta. Leerte, leeros me reconforta. Gracias por el blog y a cumplir muchos, muchos años...

    ResponderEliminar
  11. Ánimo Laura! Una vez te habitues las cosas no son tan complicadas. A la Celiquia uno se acostumbra. La pena es que les cuesta acostumbrase más a los que no lo son. Muchas gracias por leer Historias Celiacas y espero que te sigan ayudando mis Historias. Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Por lo menos algunos de vosotros habéis podido disfrutar de un bocadillo con pan normal, a mi me diagnosticaron la celiaquia a los pocos meses de nacer.

    ResponderEliminar
  13. CUANTA RAZON. Tengo 15 años y llevo desde los 5 sin probar un bocadillo como dios manda, he comido todo tipo de panes sin gluten pero no hay ni uno solo que me agrade de verdad, lo como por comer algo...Y también me a pasado muchas vezes esto de decir: ¿por que a mi? pero bueno es lo que hay, los celiacos estamos mas sanos que nadie hay que mirar el lado positivo de las cosas :)

    ResponderEliminar
  14. Yo tengo una foto de mi pequeñín un par de meses antes de ser diagnosticado, comiendo un sandwich de pan de molde con gluten. Cada vez que la veo se me saltan las lágrimas. Y no porque ya no lo podrá comer más, sino porque cuando la veo me da por pensar que le estábamos envenenando.

    Ahora él come más sano, y claro nosotros también.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email